Conéctate con nosotros

Futbol Nacional

Paolo Suárez en el ojo del huracán

Reproducimos una nota del El Gráfico de El Salvador:

Tres testimonios recabados por la Fiscalía General de la Repúiblica (FGR) en 2013 revelan que Paolo Suárez, exjugador del Isidro Metapán y actual elemento del Comunicaciones de Guatemala, habría participado junto a otros jugadores salvadoreños en la venta de  partidos dentro de la Liga de Campeones de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF).

La FGR incluyó estas entrevistas dentro de las pruebas que presentó en el caso de 11 exjugadores de selección nacional mayor acusados de encubrimiento de lavado de dinero y asociaciones ilícitas, del cual se desglosa también una investigación  en la Liga de Campeones regional, conocida popularmente como Concachampions.

En las declaraciones al menos tres testigos mencionan a Paolo Suárez como actor en amaños de partidos y revelan con muchos detalles cómo el uruguayo y otros elmentos del Isidro Metapán participaron en estos actos.

“De una inversión de 300 mil dólares se apuestan 200 mil en una casa de apuestas, propiedad de un chino en la ciudad de Los Ángeles, los restantes cien mil se invierten para pagar un número de entre  ocho a diez jugadores, como por ejemplo comienza el partido y el apostador quiere que se dé un gol al minuto 15 o al 20, ellos (los jugadores) se dejan meter el gol, pero los penaltis tenían más valor”, reveló  un periodista deportivo que funge como corresponsal en Metapán y que hoy es testigo de la FGR, a la cual, el 19 de septiembre de 2013, le transmitió cómo Paolo Suárez le explicó que vendían los partidos.

A este comunicador Suárez también le reveló la forma de proceder del equipo metapaneco en Concachampions.

“Paolo me comentó  que el equipo (Metapán) había vendido el partido de Concachampions sostenido con el club Pumas de México en el mes de marzo de 2012, en la ciudad de México (saldado con un 8-0 a favor del equipo mexicano)”, narró, para luego asegurar que Suárez no debía jugar ese partido porque estaba lesionado, pero lo hizo porque “si no jugaba por lo menos un tiempo” no le pagaban por el amaño.

Según la declaración del periodista, Suárez recibió en esa ocasión diez mil dólares y el mismo uruguayo señaló a otros jugadores que habían participado: Miguel Montes, Alfredo Pacheco, Alexánder Escobar, Ricardo Alvarado, Ramón Sánchez, Ernesto Aquino y Léster Blanco, todos ellos motivados por Émerson Umaña y Armando Collado.

Umaña fue investigado por la FESFUT en 2013, pero exonerado al no encontrar pruebas suficientes de su participación.

SEÑALADO
Pero mientras que el testimonio anterior representa el punto de vista de alguien que estaba fuera del equipo, hay otro  de un jugador que compartió habitación con Paolo Suárez en algunas concentraciones de Concachampions y presenció de primera mano los intentos de amañar los partidos.

Este jugador, que aún sigue activo en el fútbol nacional, contó a la Fiscalía el 16 de agosto de 2013  cómo el uruguayo buscó arreglar los resultados de una serie ante el Seattle Sounders estadounidense, entre julio y agosto de 2010.

“Cuando se encontraban en Seattle, previo al partido ante el equipo antes mencionado, se le acercó Paolo Suárez y le dijo que vendieran el partido, que habían 15 mil dólares para cada uno si perdían 7-0”, se puede leer en la declaración que elaboró la FGR después de entrevistar a este testigo.
El excompañero de Paolo se negó a participar en el arreglo de aquel juego porque no lo consideró “legal” y le recriminó a Suárez, pues consideraba que el uruguayo no tenía “necesidad” de andar en esas cosas, ya que su hermano (Luis Suárez, ahora jugador del Barcelona español) “ganaba millones”.

Luego dijo no estar seguro si el partido en suelo estadounidense finalmente se vendió, pero asegura que en el de vuelta, jugado en San Salvador, nuevamente el uruguayo le propuso participar de una trampa.

“Previo al encuentro de vuelta, en El Salvador, se encontraban concentrados en el Hotel Capital de la Ciudad de San Salvador, y estando en su habitación, la cual compartía con Paolo Suárez, llegó una persona de piel negra, la cual le dijo al dicente  (el testigo) que era de nacionalidad panameña (…) El extranjero entró a la habitación y les dijo que  les proponía vender el partido que iban a tener contra el Seattle Sounders, y que les pagarían a ellos dos 15 mil dólares a cada uno, y que tenían que conseguir otros siete jugadores y repartirles otra cantidad de dinero que no les especificó”, narra la declaración en poder de la Fiscalía. El testigo tampoco aceptó en esa ocasión, pero no puede garantizar que otros compañeros no lo hicieran.

Este mismo jugador también contó sobre este presunto arreglo a Chris Eaton, quien vino a El Salvador en 2011 como investigador de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA). En esa ocasión reveló que aquel panameño que los buscó en el Hotel Capital mencionó que ya en anteriores ocaciones había hecho “negocios” con el equipo metapaneco, revelando que se habían arreglado los partidos ante el Árabe Unido panameño, el Pachuca mexicano y el Dynamo de Houston estadounidense, todos ellos rivales del equipo calero en la fase de grupos de la Liga de Campeones 2009-2010.

Las versiones de estos dos testigos fueron respaldadas por un directivo del Isidro Metapán, quien el 19 de septiembre de 2013 le confirmó a la FGR que se enteró del amaño de los partidos del equipo por boca del periodista y también señaló a otros exjugadores, como Alfredo Pacheco. En su momento, el equipo calero realizó su propia investigación  sobre este tema, pero no hizo público el resultado de la misma.

Hasta el momento ninguna entidad, ni la FESFUT ni la Fiscalía, ha impuesto sanciones a jugadores por amaños de partidos en competencias con equipos profesionales, únicamente se ha hecho con juegos de la selección nacional mayor.


Entra al sitio oficial de Gallo y mira Promos y más



Entra al sitio oficial del INDE en facebook

descargar-revista

descargar-revista



Actualidad

Antorcha TV






Más en Futbol Nacional

>