Conéctate con nosotros

Copa América

Argentina-Brasil, la final de Copa América

Lionel Messi no quiere volver a pasar frente a un trofeo sin poder levantarlo. Con cuatro finales perdidas sobre la espalda, el astro de Argentina está ante una oportunidad única, tal vez la última, de redimirse: una final de Copa América ante el clásico rival Brasil en el estadio Maracaná y con Neymar ansioso por bajarlo del pedestal.

Por varias razones, el duelo del sábado marcará un quiebre en la histórica rivalidad entre los dos gigantes del fútbol sudamericano, que suman en conjunto siete títulos mundiales y 23 continentales.

EL JUEGO ES A LAS 6 DE LA TARDE HORA DE GUATEMALA

Será la primera vez que se enfrenten en una final en el legendario estadio de Río de Janeiro, donde el local se ha vuelto imbatible en partidos decisivos desde que mordió el polvo ante Uruguay en el mundial de 1950.

“La grandeza, la dimensión de Brasil y Argentina, son los dos últimos campeones mundiales sudamericanos 2002, 1994, 86… Tiene una dimensión, sin despreciar y sabiendo de la grandeza de Colombia, Uruguay, de dos iconos del fútbol mundial”, destacó el técnico local Tite el viernes en rueda de prensa. “Hablar de Messi y Neymar es hablar de excelencia, virtudes técnicas, mentales, físicas y una altísima capacidad creativa. Hay un gran desafío, un gran espectáculo”.

Messi está ante la ocasión ideal de curar las heridas por tantos golpes con Argentina, una potencia que arrastra 28 años sin títulos. Ebrio de vueltas olímpicas en Barcelona, nunca pudo ganar un trofeo con la selección mayor de su país. Perdió tres finales de Copa América (2007, ante Brasil; 2015 y 2016) y la del Mundial 2014 ante Alemania, también en el Maracaná.

En el tramo final de la carrera, Messi advirtió antes de la Copa América que era “el momento de dar el golpe”, un deseo que en el campo de juego confirmó con cuatro goles, cinco asistencias y un nivel pocas veces visto con la Albiceleste, también respaldado por un equipo renovado, con futbolistas de menos cartel que los del pasado, pero que lograron complementarse mejor con la gran figura.

“Gane o no gane seguirá siendo el mejor futbolista de la historia, no necesita un titulo para demostrarlo”, remarcó el técnico argentino Lionel Scaloni. “Nos interesa por nuestra gente, por el esfuerzo que venimos haciendo para no romper la burbuja (sanitaria), pero lo de Leo está en segundo plano que se pueda ganar o no, el ya ha demostrado que es el mejor jugador de la historia. Ojalá podamos ganarla”.

El último casillero lo encuentra con el vigente campeón Brasil, favorito en la previa por antecedentes y un invicto en partidos oficiales bajo el mando de Tite que se remonta a la eliminación ante Bélgica en los cuartos de final del Mundial de 2018.

La Canarinha es un equipo mucho más afianzado, que sabe adaptarse a distintos esquemas durante un mismo partido, con una defensa que sólo ha concedido dos goles en el torneo y con un Neymar de 29 años más comprometido en la causa ofensiva que en fingir faltas.

El astro del París Saint-Germain, que se enfrentará a sus amigos Messi, Leandro Paredes y Ángel Di María, estos dos últimos compañeros actuales de equipo, encara esta final también con sabor a revancha luego que una lesión lo sacó de la edición de 2019.

Neymar seguramente buscará dañar a la Argentina por el costado derecho, el punto más débil de su defensa en la semifinal ante Colombia y que despierta la mayor preocupación para Scaloni.ADV


Entra al sitio oficial en facebook




Entra al sitio oficial del INDE en facebook

descargar-revista

descargar-revista



Actualidad

Antorcha TV






Más en Copa América

>