Conéctate con nosotros

Deportes

¿Fútbol con aficionados hasta dentro de 18 meses?

Lo vienen avisando los expertos en las últimas fechas: es probable que el fútbol no pueda celebrarse a puerta abierta hasta dentro de 18 meses. La propia naturaleza de los estadios, donde cientos o miles de personas se apelotonan en las gradas, complica sobremanera el control de una pandemia que, según los expertos, no estará controlada hasta que se encuentre una vacuna.

«Lo que la gente necesita entender, epidemiológicamente hablando, es que cada persona que sumas añade riesgo. Si hay cinco personas es más peligroso que si hay dos, 10 es más peligroso que cinco, 500, más que 10. 60.000 es muy, muy peligroso. Como científico, odio decir que estoy al 100% seguro de algo, pero estoy más cerca del 100% que nunca de que no podemos volver a llenar los estadios hasta que tengamos una vacuna. Punto», señaló Zach Binne , epidemólogo de la Universidad de Emory, en el The Times.

El inmunólogo Karol Sikora también señaló que aunque, la vacuna llegue en 18 meses, «la logística de inmunizar a 68 millones de personas (aproximadamente la población del Reino Unido) es compleja por lo que abrir los estadios llegaría cuando la inmunidad de la población hacia el coronavirus haya alcanzado el 60%». En la misma línea se muestra el Dr. Carlos Alberto Arenas Díaz, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.

«Tiene bastante sentido que no se vuelva hasta que haya una vacuna desde el punto de vista de la medicina preventiva. Respecto a la inmunidad colectiva se considera que, si es elevada, no habría mucho peligro en abrir los recintos para grandes eventos. Ahora, por lo que está pasando y debido a que las medidas de contención que se han tomado, lo que ha hecho es disminuir la propagación del virus. Por eso no sabemos cómo estaremos respecto a la inmunidad colectiva de aquí a unos meses», cuenta a MARCA.

No creo que haya inmunidad de grupo suficiente para hacer estos eventos porque lo importante no es lo que respiras sino lo que tocas»

Dr. Carlos A. Arenas en MARCA

«Se puede saber con los test rápido. Si hubiera poblaciones en las que un 70% o un 80% tuviera anticuerpos no sería peligroso. En Madrid no creo que salga más del 30%-40% de la población que los tenga. Esa inmunidad irá aumentando poco a poco según haya gente que se vaya contagiando. Se pueden hacer esos estudios periódicamente para saber si hay más o menos inmunizados. No creo que haya inmunidad de grupo suficiente para hacer estos eventos porque lo importante no es lo que respiras sino lo que tocas. Es una transmisión más sutil que la área. La gente que se pone las mascarilla se cree que va protegida y no. O se pone los guantes pero luego no se lava bien las manos o se toca la cara con ellos contaminados. Además, la gente en el estadio se excitará y se abrazará… porque en los deportes hay mucha emoción. Si se guardase la distancia de seguridad estaría bien, pero lo veo realmente complicado», insiste alguien que ve dos salidas a las situación.

«Hay dos fórmulas para tenerlo controlado: o conseguimos la inmunidad de grupo porque ha habido mucha gente que se ha contagiado rápido (o incluso más lento alargado en el tiempo) o tocará inmunizar a la gente con la vacuna. Se considera que hay buena inmunidad de grupo cuando conseguimos coberturas vacunales más allá del 90%. En España tenemos vacunas para la tos ferina, sarampión, etc; por encima del 90%. Y, cuando llegue la vacuna, dependerá del precio y de la facilidad de acceso que haya a ella. Debería ponerse en el calendario vacunal de manera obligatoria y sobre todo en franjas de edad determinadas por encima de 30 años».

«Cualquier concentración de personas en un mismo lugar durante un periodo prolongado de tiempo es una situación de riesgo. Pero 18 meses quizás me parece excesivo. La disponibilidad de la vacuna no la veo tan sencilla. El problema es que de momento es muy pronto para hacer esa propuesta ya que no sabemos el porcentaje de inmunizados que habrá cuando acabe la fase epidémica. En cualquier caso veo que hay factores que se deberían tener en cuenta: recinto abierto (circuitos de F1 o MotoGP), semicerrados (campos de fútbol) o cerrado (canchas de baloncesto), limitaciones de aforo, separación entre espectadores (asientos en tablero de ajedrez), uso de mascarillas, entrada y salida de los recintos deportivos de forma ordenada (en filas manteniendo la separación…), control de temperatura en accesos con cámaras termográficas…», nos dice el Dr. Nacho de Blas (titular de la Unidad de Enfermedades Infecciosas y Epidemiología del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza).

Puede ser complicado llenar un campo de 50.000 espectadores con 25.000 espectadores respetando esas normas de distanciamiento social»

Dr. Nacho de Blas en MARCA

Y añade otro dato: «Puede ser complicado llenar un campo de 50.000 espectadores con 25.000 respetando esas normas de distanciamiento social, además del riesgo que conlleva el que se desplacen aficionados de distintas partes del país (habría que establecer zonas delimitadas por lugar de residencia). Creo que políticamente nadie va a asumir un riesgo potencialmente alto de propagación del virus ya que ‘gato escaldado hasta del agua fría huye'».

El Dr. Anthony Fauci, uno de los principales médicos estadounidenses a cargo de liderar la respuesta a la pandemia, señala que el regreso sin fans tampoco es descabellado. Y propone su fórmula: «Hay una manera de hacer eso. Si nadie va a los estadios y pones a los deportistas en grandes hoteles donde se va a jugar asegurando que no salen de ahí, que se hacen pruebas todas las semanas y analizando que no se contagian los unos con los otros ni con sus familias. Arenas añade otro detalle: «Para los futbolistas también hay riesgo pero con ellos siempre se podrían hacer test rápidos y chequearles tomándole la temperatura antes del propio partido. También sería positivo que fueran de forma separada al estadio etc, aunque todo esto no son medidas sencillas».

Video thumbnail
Así fue el Celtic Glasgow-Atlético de Madrid a puerta cerrada

Sin deporte con público hasta otoño de 2021

Zeke Emanuel, oncólogo, bioético y vicerrector de iniciativas globales y director del Instituto de Transformación de Atención Médica de la Universidad de Pensilvania, además de asesor para la OMSno se ha mostrado muy optimista sobre la vuelta de los eventos masivos en un periodo breve, en un debate organizado por el New York Times. Su pronóstico se refiere a los Estados Unidos, pero pueden extraerse de él algunas líneas generales de comportamiento de la pandemia.

Creo que los deportes será lo último en regresar. Siendo realistas, estamos hablando del otoño de 2021 como pronto»

Zeke Emanuel, asesor de la OMS

De esta manera, «la economía se debe reiniciar por etapas. Tiene que comenzar con más distanciamiento físico en lugares de trabajo que permitan que regresen las personas con menos riesgo, manteniendo distancias de 1,50 a dos metros. Cuando la gente dice que se reprogramarán conferencias, conciertos o eventos para octubre de 2020, no sé en qué se basan. Creo que eso será lo último en regresar. Siendo realistas, estamos hablando del otoño de 2021 como pronto».

En Italia ya avisan: sólo se volverá cuando haya vacuna

Sandra Zampa, subsecretaria de Sanidad del gobierno italiano ofreció su visión: «Todavía veo la reapertura del fútbol en Italia muy difícil y no veo este debate como una prioridad: todavía puede estar parado un mes más».Además, Zampa añadió en declaraciones a RaiNews24: «Volveremos a ver los estadios llenos cuando estemos totalmente seguros, esto es, cuando haya una vacuna». También fue dura contra los clubes si estos decidieran reanudar y proponer jugar a puerta cerrada: «Si los equipos creen que se podrán organizar partidos, se valorarán las propuestas. Yo diría que no, aunque no me tocará decidir».

Para los ‘actores’, la salud es lo primero de todo

«Una cosa es lo que queramos que sea y otra lo que necesitamos. Indudablemente en estos momentos hay que hacer caso a los expertos. En una cosa como la que estamos viviendo casi ni los expertos saben muy bien cómo está todo, pero hay que escucharles a ellos. Tenemos muchísimas ganas de jugar y de que los campos se llenen. Pero si nos dicen que hay que esperar seis meses, habrá que hacerlo», nos dice Paco Jémez.

Al actual míster del Rayo sabe perfectamente lo que es jugar a puerta cerrada: «Viví un duelo ante Veracruz y no tiene nada que ver, se pierde la emoción del público y es complicado jugar. Es casi como si estuvieras entrenando o peor, seguramente en el entreno haya más gente. Lo que tenga que ser será. Hagamos lo que hagamos, si vamos con el precepto de poner la salud por delante de todo, siempre perjudicarás a alguien. Pero es que jugar con gente a día de hoy es una locura, un desquiciamiento. Eso es imposible. No sé qué va a pasar en los próximos meses. Seguramente no haya nada justo, pero todo a punto que si arrancamos de aquí a poco será sin gente en las gradas y eso perjudica al fútbol. Pero, como tenemos una situación extraordinadira, habrá que adaptarse a situaciones extraordinarias».

Sé lo que es jugar a puerta cerrada y casi es peor que un entrenamiento, pero habrá que adaptarse»

Paco Jémez a MARCA

«Pienso que lo más acertado sería, ante la más mínima duda, asegurarse e impedir el posible contagio. Lo primero es la salud y no debería ser una frase hecha. Ha de ser una realidad por seguridad. Y quien deberían marcar las pautas y parámetros para dicha seguridad son los expertos en sanidad y en epidemias. Estoy totalmente de acuerdo con las decisiones que dichos profesionales aconsejen», nos dice el míster Manolo Jiménez desde los Emiratos. Si al fútbol de élite le afecta jugar sin público, quizá más todavía a los equipos modestos de Segunda para abajo que viven en gran parte del dinero que sacan de las taquillas.

Lo primero es la salud y no debería ser una frase hecha. Ha de ser una realidad por seguridad»

Manolo Jiménez en MARCA

Video thumbnail
La victoria del Real Madrid ante la Roma (0-3) a puerta cerrada

«Hablar de lo que va a pasar de aquí a 18 meses es una utopía. El fútbol, como otros deportes, basa su economía en la afición y en 2ªB más porque la taquilla es muy importante. Sería un golpe muy duro para todos si se cumplen estos plazos de los que hablan los expertos. Pero me parece que si no hay público en el fútbol, supongo que tampoco habrá cines, bares y nada de ocio. Espero que superemos esto con el esfuerzo de todos y lo antes posible, porque estamos hablando de la vida de las personas», añade Iñaki Sáenz, futbolista de la UD Logroñes de 2ªB.

Video thumbnail
Así fue el Real Madrid-Nápoles de 1987 a puerta cerrada

Los aficionados se quedan sin ‘casa’

Si finalmente se acaba jugando sin aficionados como parece posible, uno de los grupos más afectados sería el de los fans que acuden a los estadios. «Me parece que el fútbol en general -y por parte del Atlético en particular más todavía- perdería gran parte de su esencia sin los aficionados. Entiendo que a nivel de negocio pueda interesar a los clubes para seguir monetizando los derechos televisivos, pero los equipos deberían tomar decisiones también pensando en sus socios. Como medida puntual y excepcional por esta etapa que estamos viviendo no lo veo mal, pero jugar 18 meses sin público me parece que sería excesivo y perdería totalmente el sentido», nos cuenta Álvaro Anguita, fiel seguidor del Atlético de Madrid.

Si hay que jugar a puerta cerrada, espero que los dirigentes, cosa que dudo mucho visto en lo que han ido convirtiendo el fútbol, se acuerden de su afición y sepan compensarla en el futuro»

Álvaro Calleja (socio Atlético)

Más comprensivo se muestra Álvaro Calleja, otro socio del cuadro colchonero: «Soy un defensor de que el fútbol es de la gente, de que éste sin sentimiento está vacío y no tiene ningún sentido. Sin embargo, entiendo que es un deporte que mueve muchísimo dinero y que está en juego el sueldo de miles de empleados, por lo que, si los expertos lo aconsejan, se debería reanudar a puerta cerrada. Eso sí, sin perder de vista a los socios, que son el alma de cada club y que son los que los han mantenido durante décadas con el dinero de sus bolsillos. Si hay que jugar a puerta cerrada, espero que los dirigentes, cosa que dudo mucho visto en lo que han ido convirtiendo el fútbol, se acuerden de su afición y sepan compensarla en el futuro». La pandemia marcará los plazos pero, según los expertos, el fútbol a puerta abierta tardará bastante en regresar. Los fans tendrán que esperar para recuperar una de las rutinas más románticas del fútbol. (Marca).


Entra al sitio oficial del INDE en facebook



Entra al sitio oficial del INDE en facebook

descargar-revista

descargar-revista



Actualidad

Antorcha TV






Más en Deportes

>