Conéctate con nosotros

AntorchaDeportiva TV

(((VIDEO))) Resumen de la jornada memorable del Tour, Froome sigue líder

Quien creía que lo había visto todo en el ciclismo, ayer descubrió que no; que todavía le faltaba por ver algo más. A un líder, vestido de amarillo, corriendo cuesta arriba durante más de 100 metros ante el estupor de los aficionados que no sabían cómo reaccionar. Como si fuese un boxeador sonado, que hubiera recibido un golpe brutal, se vio a un Froome desorientado, desconcertado, como si no supiera qué hacer. Confesó después lo que pensó en aquel instante. «Si no tengo bici, tengo que llegar como sea, con o sin ella».

Era un momento de soledad y pánico, como apuntaba un director rival. «A veces hay que tomarse la vida con más calma», reflexionaba Dave Brailsford, el patrón del Sky, que además bromeaba sobre Froome: «El año que viene igual corre la maratón de París».Fue una situación inesperada. En ningún caso un ciclista abandona su bicicleta y se va a pie hacia la meta. Froome siempre sorprende, y lo hizo, aunque los jueces decidieron finalmente borrar lo que sucedió en un escenario caótico.

 

Desde su despacho de la oficina permanente decidieron regresar a la casilla de salida, a la normalidad de una carrera en la que Nairo Quintana perdía comba después del ataque furioso de Froome, respaldado por Richie Porte y Bauke Mollema, los tres protagonistas del incidente, engullidos por el gentío que desbordaba las cunetas.

 

Se juntaron todas las circunstancias desfavorables para que hubiera más aficionados que nunca en esos kilómetros finales. El miércoles a mediodía se cerró el acceso de vehículos al Mont Ventoux, así que quienes querían ver el final de etapa en los kilómetros descarnados del monte, ya estaban acampados allí desde antes de que la organización decidiera suprimir los últimos seis kilómetros de ascensión hasta la cima.Por fuerza, esos miles de aficionados tuvieron que aglomerarse en un espacio mucho más reducido. Los kilómetros finales se convirtieron en un caos. El pasillo por el que debían circular ciclistas y seguidores era más estrecho que nunca, y además no había vallas para contener al público. «No se pudieron poner por culpa del viento», se justificaba Christian Prudhomme, el director del Tour. «Los jueces han tomado una decisión excepcional ante un incidente excepcional».

 

 

Faltaban dos kilómetros para la meta. El belga De Gent, que había distanciado a su compatriota Pauwels y al español Dani Navarro, celebraba su victoria en la línea de llegada, agotado y exultante a partes iguales. Por detrás, Froome explotaba las debilidades de Nairo Quintana, más vulnerable que nunca, al que también habían puesto en evidencia Porte y Mollema. El cerco del público se estrechaba. En un instante llegó el caos. Una moto de televisión frenó de golpe: Porte, que iba lanzado, chocó contra ella. Detrás, Froome se fue al suelo. Mollema le cayó encima y otra motocicleta que llegaba por detrás le rompió la bicicleta. Mientras Mollema se rehacía rápido y Porte colocaba la cadena de su bicicleta, Froome se dio cuenta de que la suya estaba rota. Apretó el botón del micrófono y habló con el coche del equipo Sky.

 

Estaba a cinco minutos de allí. Entró en estado de shock. Cogió su montura y empezó a correr cuesta arriba, pero a 50 metros del lugar del incidente dejó la máquina junto a una moto y siguió a pie, corriendo lo que podía con las zapatillas de tacos para acoplarse al pedal.’Se ha sentado un precedente’Tal vez en un momento de lucidez decidió parar, 100 metros más allá. Junto a un gendarme que le miraba de arriba a abajo, sorprendido por su aparición. Llegó entonces el coche neutro, con varias bicicletas amarillas que parecían de juguete. Tienen un problema: casi nunca aciertan con los pedales adecuados. Durante otro centenar de metros, Froome parecía ir montado en la bicicleta de un tiovivo. Todo muy cómico, en la mejor carrera del mundo.

 

Froome llegó ofuscado, por detrás de todos sus rivales, pensando que tal vez en ese incidente había perdido parte de sus posibilidades de ganar el Tour. Pero los jueces dijeron otra cosa. Nairo Quintana estaba desconcertado: «Pienso que la mala organización, entre las motos y los espectadores, tienen la culpa de todo. Debemos mejorar todos». Mollema también se mostró molesto: «¿Qué pasa? Parece que todo el mundo obtiene bonos de tiempo. Me pregunto qué habría pasado si sólo me hubiera caído yo».«Se ha sentado un precedente», dice José Luis Arrieta, director del Movistar. «Me llamaron para pedir opinión. Dijeron que igualarían los tiempos. Yo no tengo que decidir esas cosas, para eso están ellos. Otras veces se han producido problemas similares y no han hecho lo mismo. Está bien el fair play, pero siempre y para todos».

Entra al sitio oficial de Gallo y mira Promos y más

Recibe gratis nuestra revista ¡Suscríbete!





Actualidad

Antorcha TV






Más en AntorchaDeportiva TV

>