0000-0000 correo@antorchadeportiva.com
Antorcha Deportiva

MARCA ve a Barrondo

Se el primero en compartir

Este es un extracto de una nota publicada por el periódico deportivo MARCA, de España: 

Erick Barrondo es el primer medallista olímpico de la historia de Guatemala. Lo consiguió el pasado 4 de agosto, cuando se colgó la plata en los 20 kilómetros marcha de los Juegos de Londres. Días antes había regalado un televisor a sus padres -el primero que entraba en el hogar familiar- para que pudieran seguir su actuación. Una prueba de su origen humilde, pero también de su inquebrantable fe en sí mismo.

 La historia de Barrondo es la de un chico que nació en uno de los rincones más humildes del planeta y alcanzó la gloria calzando unos viejos zapatos de su madre. Pero también la demostración de que en el deporte, como en la vida, quien tiene un amigo tiene un tesoro.

 El tesoro de Erick se llama Rigoberto Medina, ‘el profe’, seleccionador guatemalteco de marcha y el hombre que le descubrió en 2010, cuando aún no sabía si quería ser fondista, marchador o contable. Entonces, el joven atleta vivía en Chiyuc, una remota aldea del departamento de Alta Verapaz, y hacía 10 horas de autobús cada fin de semana para entrenarse en la capital. Una tarde de mayo, cuando se disponía a regresar a casa, Medina se dirigió a él. “Conmigo se trabaja duro y se entrena todos los días. Si quieres seguir, te espero el lunes por la mañana en la pista. Si no, no vuelvas más”, le dijo.

 Aquel órdago, quizá un farol de un entrenador curtido en mil batallas que sabía que tenía un diamante entre las manos, marcó el comienzo de una amistad inquebrantable, que a punto estuvo de provocar la prematura retirada del marchador. Al poco de regresar de Londres, y tras ser recibido como un héroe nacional, Barrondo amenazó con abandonar el atletismo si el Comité Olímpico de Guatemala no renovaba al técnico. “Quiero seguir haciendo cosas trascendentales para Guatemala y sé que con la única persona que puedo conseguirlo es con él. No ocurrirá con otro. Él ha hecho un trabajo que muchos desconocen. Un hombre no puede ser atleta de la noche a la mañana. Primero tiene que ser persona, y él me hizo a mí persona y luego atleta de verdad”, confesaba Barrondo a MARCA hace unos días en Guadalajara, donde el equipo guatemalteco permaneció una semana concentrado.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Sobre el autor

Deja un comentario

Connect with Facebook

*