Conéctate con nosotros

Fútbol Internacional

Así es Agustín Herrerín, el hombre al que Cristiano adora

Agustín Herrerín es ese señor de pelo blanco que siempre aparece en la bocana del vestuario antes de cada partido y al que Cristiano y todos los jugadores blancos besan y abrazan: es el delegado del Santiago Bernabéu desde 1999, pero ante todo es un hombre de club. Un servidor del Real Madrid y un trabajador del club ejemplar al que todo el mundo quiere.

Agustín Herrerín lleva en el Madrid desde siempre. Ha sido el delegado de equipos de categorías inferiores. Cuando Raúl empezaba a despuntar era el delegado de aquel Madrid B y C. En 1996, Lorenzo Sanz le encomendó que estuviera junto a los recién llegados: Roberto Carlos, Seedorf, Mijatovic o Suker. Para Seedorf fue como su segundo padre y aún conserva ese vínculo y esa amistad.

Tiene su despacho a la entrada de los vestuarios y por allí pasan, le saludan o se sientan en la silla delante de su mesa para contarle sus cosas. Su puerta siempre está abierta. Es un consejero, además de delegado del Madrid, al que todos adoran. Una institución para todos. Los árbitros no se marchan del estadio sin despedirse de él y en cada equipo que juega en el Bernabéu siempre hay alguien al que conoce al que ha dado un consejo, al que ha cuidado o ha protegido (Puyol tuvo el detalle, tras un Madrid-Barça, de darle el pésame por el fallecimiento de su esposa). En la retina de todos está como Silvino Louro, ayudante de Mourinho, le arrolló y le tiró al suelo por una protesta. El portugués le pidió perdón por aquello.

Con Raúl se reencontró hace unos meses. Se emocionaron al verse. No pudieron evitarlo. Y recordaron momentos, la mayoría buenos. Agustín fue a por él a su casa para que no volviera al Atleti. O rememoraron como salvó la eliminatoria de Champions de 1998 consiguiendo que en tiempo récord llevara, con la ayuda de un camión, una portería desde la antigua Ciudad Deportiva al Bernabéu para reemplazar a la que tiraron en el fondo Sur. Desde junio se verán a diario en el Bernabéu.

En 1999, con la jubilación de Julio Casabella, el puesto de delegado del Bernabéu fue suyo. 18 años al pie del cañón y los que quedan por venir.

Para Cristiano es una de las personas más importantes en el Real Madrid.Siempre que gana un título individual quiere una foto con él y su trofeo. Se enorgullece de contar con él en los ocho años que lleva en el Madrid y le cuida trata como un miembro más de su familia. Quiso que posara con sus Balones de Oro y Herrerín lo recuerda como uno de los momentos más emocionantes de su vida.

Entra al sitio oficial de Gallo y mira Promos y más

Recibe gratis nuestra revista ¡Suscríbete!





Actualidad

Antorcha TV






Más en Fútbol Internacional

>